CONCILIACIÓN

Vuelvo a subirme en esta guagua, que me encanta, después de tanto tiempo sin pasar por aquí. La verdad es que ya te contaba hace tiempo, que quería dedicarle más tiempo al blog, pero una cosa es lo que piensas y otra lo que va ocurriendo.

Sería largo de contar, y no corresponde hacerlo por aquí, pero al final estoy tan liada como cuando trabajaba. Estoy en un curso de alemán que me ocupa toda la semana hasta mayo. Lo único bueno es que estoy en casa por las tardes, cuando están mis niñas y mi marido. En ese sentido, estoy muy contenta.

¿Y por qué cuento todo esto? Porque al final el gran olvidado es mi querido blog. Entre curso, comidas, casa, familia, extras que van surgiendo; poco tiempo me queda y el que podría utilizar, mi cabeza no está fresca para escribir y contarte diferentes cosas.

El otro día escuchaba una entrevista de Nuria Pérez a Laura Baena, creadora del Club de las malas madres y del blog que lleva el mismo nombre. ¡Y me encantó! Comentaba esa sensación de "mala madre" que te queda, cuando no has podido llegar a todo: hacer el disfraz de tu hijo y tener que comprarlo, preparar lo primero que se te ocurra para cenar por no tener tiempo de planificar las comidas, no tener ganas de jugar a las muñecas, olvidar el desayuno del colegio en casa,.... al tener que combinar la faceta de madre con la de mujer trabajadora. 

Hablaba de lo difícil que es, para las mujeres, conciliar trabajo y familia, y de que no queremos elegir entre lo uno y lo otro, sino llevar a cabo las dos facetas. Como, para muchas empresas, es un problema tener empleadas a mujeres mamás. Como los horarios no nos permiten ejercer nuestra parte profesional de una manera más compatible con nuestras familias.

De ahí lo de "mala madre", aplicable a aquellas mujeres que no son perfectas mamás, amas de casa, cocineras, por compatibilizar su papel de madre con el de mujer trabajadora. Al club puede añadirse quién quiera, tanto a través de su página de Facebook, como de su blog.

También, me parece interesante la campaña que están realizando para que los partidos políticos y los equipos de gobierno lleven a cabo una mejora en el tema de la conciliación del trabajo y la familia, en cuanto a los horarios laborales.

Esta campaña se llama #yonorenuncio, #yoconcilio. Pretende recabar firmas para que se realicen incentivos fiscales para aquellas pymes que implanten la jornada continua con flexibilidad horaria # yonorenuncio

Si pinchas en el enlace en verde, podrás entrar y firmar, si te interesa que cambien las condiciones, sobre todo, para las mujeres trabajadoras, y que no sea necesario renunciar a nada, trabajo o familia. Yo ya lo he hecho.

En el video, Laura lo explica muy bien. Te animo a que lo veas.

Y, ¿ por qué cuento todo esto? Porque yo también me he sentido muchas veces como cuenta Laura, cuando no puedes llegar a todo, y pienso que no soy la única. Cosa, que no suele pasar, en los hombres. Ellos no se sienten "malos padres", si no pueden dedicar suficiente tiempo a sus hijos, si tienen que dedicar más tiempo al trabajo  que a la familia, ni se lo plantean, porque socialmente, está más aceptado. Si alguien cede su parte profesional, en favor de la familia, casi siempre lo hará la mujer antes que el hombre.

Por todo esto, me siento muy identificada con lo que plantea Laura y su Club, y con esta propuesta que han lanzado a todos los partidos políticos. Este post, junto con mi firma, es mi granito de arena a que nuestra situación cambie, porque todavía quedan muchas cuestiones que limar para que las mujeres estemos en la misma situación de igualdad de oportunidades que los hombres. Y no debemos olvidar cada una de nosotras que VALEMOS MUCHO.

¿Tú que piensas? ¿Te has sentido así alguna vez? ¿Me lo cuentas?

Gracias por acompañarme. Besos y hasta la próxima parada.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Montse (domingo, 21 febrero 2016 19:27)

    Mary, llevas mucha razón en todo lo que dices, pero también creo que es fundamental tener el "gran apoyo y el gran reconocimiento" de la persona que está a nuestro lado. No sirve de nada la conciliación por parte de los partidos políticos, si la persona que está a tu lado no te ayuda a que tu puedas elegir, con total libertad, que es lo que quieres hacer, en el preciso momento en el que uno se plantea esa difícil tarea de elegir. En especial, cuando acabas de ser madre, y ya tienes encima la gran batalla de lo que se te viene encima después de que pase tu periodo de maternidad. Sabemos que lo que sentimos nosotras no es lo mismo que siente ellos, por qué será? la diferencia radica en que quien parimos somos nosotras ;).
    En fin Mary, con esto quiero decirte, que yo lo tuve muy fácil y mi gran apoyo, fue y sigue siendo mi marido. Conozco mujeres que no pueden decir lo mismo, y tienen en su pesar el no haber podido disfrutar de todas esas "primera vez" de sus hijos, y esto si que es una pena. Yo en un momento de mi vida pude elegir, y lo tuve claro, así y todo, soporté comentarios de algunas personas refiriéndose a mi, en plan jocoso, lo maruja que era...pero sabes una cosa? he sido una Maruja muy feliz ;). Viviendo cada etapa de mis hijas y disfrutando de ellas, creo que un trabajo no llena tanto, por muy ejecutiva que una sea. Y Mary, mi mayor reconocimiento es cuando veo que mis hijas me agradecen que siempre he estado ahí. Cuando muera me iré llena de todos esos momentos. El trabajo se lo dejo a otras...
    Un besito grande.

  • #2

    Walkingontheworld (jueves, 09 junio 2016 22:32)

    Hola, Montse. Perdona por responder tan tarde a tu comentario. Creo que tienes mucha razón en todo lo que comentas. Es muy importante que la persona que está a tu lado te apoye en cualquier decisión que tomes, trabajar fuera de casa o dentro. Y, como dices, da igual lo que piensen los demás, lo importante es ser feliz, y por supuesto se puede ser una "Maruja feliz" . Como tú bien dices, fue tu elección y por ello no tiene menos valor que la de otra mujer que ha elegido lo contrario. Sé que disfrutas de la decisión que tomaste y eso es lo más importante. Gracias por acompañarme en este viaje, me encanta encontrarte por aquí también. Muchos besos para ti y tu linda familia.